¿Tantos Sapos Que Hemos Tragado No?

Desde hace 7 años vivimos, como decían las caseritas de la UDP, “comprando del letrero”! ¿Que dice el letrero? Cosas bonitas como por ejemplo: ”Vamos a recuperar el mar prontito”, “La nueva Constitución es bienestar”, “La masacre de Pando mentira es”, “Los muertos en este gobierno, no existen pues”, “Evo Morales no es responsable de la masacre de Chaparina, ni de nada en su gobierno, pues los culpables hay que mirarlos en coquita”, etc. La última campaña: “La carretera por el TIPNIS es para los indígenas, no hay cocales allá”, etc, etc. Innumerables y carísimas campañas para mostrar solo el lado de los “buenitos del gobierno”.

Y el Oscar va para…. “El gobierno boliviano” Bravo! Bravo! No es tan difícil contratar los mejores creativos del mercado cuando tienes 1.200 millones de dólares para gastar en propaganda. La campaña de hoy nos tiene absortos en la legalidad de la consulta previa: “La consulta previa es legal y está consagrada en la Constitución”, dicen. ¿Qué hay de malo en eso? No dice la verdad un poco más completa. Soslaya que ya existe una ley contra la construcción de la carretera por el medio del TIPNIS, y por tanto ya no es consulta previa, sino posterior. También soslaya el hecho de que existe un grave peligro de genocidio, claramente intencional, de parte de los campesinos cocaleros avasalladores de las tierras indígenas que están legalmente escrituradas para los nativos de la zona. Es decir, esta propaganda mentirosa nos hace creer que está bien pasar una carretera por el medio de una casa que es propiedad privada comunitaria.

Las anteriores campañas le dieron al gobierno la oportunidad de seguir gobernando, a pesar de tener 500 mil personas que tienen hasta 7 carnets de identidad, es decir, que son capaces de voltear cualquier votación para favorecer al gobierno. Entonces el pueblo está indefenso, ante la enorme capacidad de compra que tiene el gobierno, con plata del estado, para comprar a los mejores creativos del marketing institucional que existen. Y claro, también para comprar conciencias que digan que leer la coca antes de impartir justicia “es una visibiliización de la realidad cultural de Bolivia, aceptable y loable”. Es decir que ya tenemos una nueva campaña mediática en puertas: Vamos todos a coquear, vamos a poner la coca en primerísimo e importante lugar en nuestra sociedad, y vamos a aplaudir hasta con las patas cuando los magistrados más botados de la historia den fallos hilarantes, pero congruentes con la lectura de la hojita sagrada.

Así las cosas, Evo Morales no es un líder, sino un producto muy bien vendido nacional e internacionalmente, y los derechos humanos y el cuidado de la vida en mi amada Bolivia, hace rato que murieron en la guerra del marketing social, atacadas por el “fuego amigo”. La ciencia, la ley y las buenas costumbres, están enterradas en el mismo panteón. Por tanto, ¿que nos queda? Lo único con que realmente contamos: nuestra propia e intrínseca capacidad, como pueblo Boliviano, de renacer de nuestras cenizas; de entender que el síndrome de indefensión ante el enorme poder gubernamental, no nos hará daño nunca más si nos unimos y nos organizamos para vomitar la violencia institucionalizada.

¿Cuál es el siguiente paso? El pueblo ya ha demostrado que puede votar mayoritariamente en contra del gobierno, como en la elección judicial, y el gobierno ha demostrado que no le importa ni un ápice la votación del pueblo. Su burla ha sido demasiado grande. También le ha demostrado que puede tomar las calles para apoyar una causa justa hasta doblarle el brazo al gobierno, y el gobierno ha demostrado que puede doblar el brazo, pero jamás doblará las rodillas frente al pueblo. Y así, hoy por hoy nos quieren vender una consulta previa que es posterior, y nos quieren vender a un presidente ignorante de su enorme poder para que acceda una vez más al gobierno a través de nuevas elecciones truchas, avaladas por el poder judicial más botado del mundo.

Cada semana, cada mes, tenemos una nueva campaña de marketing gubernamental. Ahora que nos hemos dado cuenta del daño que nos están haciendo al vendernos mentiras con nuestra propia plata, es hora pues de dar el siguiente paso, que está siendo fermentado en el estómago de cada ciudadano harto de tragarse las ridículas historias que producen los marketeros más astutos del folklore plurinacional, y que será vomitado con fuerza porque ya no es posible seguir tragando sapos sin sentir las arcadas de la revolución estomacal.

Somos Muchos. Somos Buenos. Somos Bolivianos! Y hemos recuperado el Orgullo Boliviano con el que vamos a demostrar, cada uno desde nuestro humilde lugar, que somos capaces de ver más allá de lo evidente, es decir, más allá de la simple propaganda que quiere cegar nuestros corazones ante la maldad. Se viene la Novena Marcha. Se viene la defensa de nuestro país y de nuestros hogares. No vamos a claudicar. Nadie necesita decirnos qué hacer porque nuestros corazones ya lo saben. No vamos a tragar más sapos. Punto.

Anuncios

Día de la Mujer

Mujeres felices todos los días, pero especialmente recordadas en este nuestro día! Recuerda preciosa: Mujer que ayuda a mujer, agua viva ha de beber, y lindas familias va a tener!

El Valor del Trabajo

Silvia es una mujer que trabaja. Ella vive en silla de ruedas y tiene un 50% de visión. pero con la luz de su espíritu y su voluntad de vivir da de comer a sus dos hijos junto a su esposo ciego. Sus parejita de niños tiene la luz en sus ojos y se han convertido en sus guías y lazarillos.

Su trabajo es digno, ella es cantante y toca el acordeón en las calles, recibiendo el pago de la gente que disfruta de su voz. Muchas veces la acompaña su esposo, que toca la guitarra y canta con ella. Otras veces sale con uno de sus niños, pues ya tienen 6 y 8 años y ya pueden estar en la calle sin perderse.

El valor de su trabajo no está debidamente compensado por la sociedad, y mucho menos por el estado, que le debe 6 veces más plata, pues el país ha recibido 6 veces más recursos que nunca en la historia. Y ahora la ley migaja que el gobierno con su rodillo parlamentario ha aprobado, le quita algunas posibilidades que antes tenía de inserción, la hace más frágil, y la encuadra a quedarse como está, sin posibilidad de mejorar. Les ofrecieron 3 mil Bs electoralmente, y les dieron sólo mil, aparte de la humillación de no ser recibidos en la Plaza Murillo, y de ser pateados por una policía muy bien armada y parapetada.

El valor del trabajo de ella es un claro reflejo de cómo se ha devaluado el valor de nuestro trabajo ante las circunstancias económicas que nos toca vivir. Ellos, los discapacitados, han abierto nuestros ojos hacia la necesidad de trabajos más dignos, que el gobierno socialista del masismo ha prometido, pero que ha alejado de nuestras vidas.

Tu trabajo y el mío tienen un valor que va más allá de las definiciones marxistas de creación de plusvalía. Es mentira que uno trabaja para hacerse rico, o para hacer rico a alguien más. La verdad es que uno trabaja para mantenerse vivo, pues la vida sin trabajo pierde valor rápidamente, y uno se convierte en un parásito que vive del trabajo de otros, desencadenando una serie de actos que van desde la coacción para conseguir comida, hasta el uso de la violencia de muerte para hacerlo.

Silvia está en el extremo de un trabajo valioso y digno, mientras que los ladrones cogoteros están en el otro extremo: ellos son parásitos que viven de poner una cuerda en el cuello de personas para quitarles lo que tengan, por poco que sea, y a cambio les quitan la vida. El gobierno socialista del Mas, incapaz de ver el valor del trabajo como creador y protector de la vida, ha disminuido el valor del trabajo de la gente Boliviana a nivel de parasitismo electoral.

Te explico. La realidad masista de creación de empleos estatales que duran tres meses, están mal pagados y pagan un diezmo para el partido, ha hecho que el valor del trabajo de cada persona Boliviana digna, ya no cuente. Ahora cuenta el apoyo electoral que le des al gobierno, y las prebendas las recibes solo por ese apoyo, no por tu esfuerzo. No por tu dedicación. No por tu buen trabajo. Solo vales si cuentas electoralmente y controladoramente para el gobierno.

Entonces, el trabajo cocalero vale mucho más que el trabajo de Silvia, porque ellos mantienen al gobierno en el poder. El trabajo de los contrabandistas tiene más valor que el tuyo porque ellos brindan una amplia base de trabajos fáciles para la gente que no tiene educación. Eso explica porqué estos dos sectores han sido tan privilegiados en estos siete años de gobierno masista.

El valor del trabajo de los cogoteros mantiene al gobierno en el poder porque permite que la gente permanezca amedrentada, ya no solo por la violencia callejera del gobierno, sino también por la violencia física directa que ejercen y que significan vivir en la indefensión más completa como sociedad.

El valor del trabajo de la policía en estos tiempos, ya no se mide por la pacificación de la comunidad Boliviana, sino por cuán capaz sea la policía de mantener al gobierno en el poder. Eso se ha visto claramente en la pateadura a los indígenas del TIPNIS y en la pateadura a los discapacitados.

Silvia querida, tu trabajo es valioso. El trabajo del gobierno y de la policía en cambio, no lo son. La muerte y la indefensión de los trabajadores Bolivianos de la prensa y otros Bolivianos dignos en manos de cogoteros, o en manos de gente violenta que responde a consignas masistas como en el caso de la Calancha, Caranavi, Pando, Yapacaní, Oruro, Potosí y Tarija son la patética realidad del trabajo del odio y la ideologización del trabajo.

Por tanto, la muerte y la indefensión del pueblo, son la insignia, el símbolo masista del poco valor que el gobierno le da al trabajo decente y digno que todas y todos en Bolivia queremos y exigimos tener. Nuestro trabajo decente es digno y muy valioso. Y la indecencia y falta de dignidad del trabajo masista, solo nos lleva a la muerte y la indefensión popular. Habernos dado cuenta de que el valor del trabajo ha cambiado en Bolivia, es el primer paso para exigir que nos devuelvan el valor de nuestro trabajo, por el momento secuestrado.

A %d blogueros les gusta esto: