Mujer, Violencia y Fatalidad

La cruel violencia ha tomado las vidas de muchas mujeres en Bolivia. Durante los últimos 7 años hemos sido testigos de cómo la violencia contra la mujer, que ya existía, ha aumentado entre 300% y 500% en Bolivia. No es casualidad. No es obra de “la fatalidad”.

La fatalidad tiene poco que ver con este aumento. Los que tienen mucho que ver con ello son quienes no han cumplido con su trabajo. Las mujeres hemos pedido que se apruebe una ley más dura contra la violencia feminicida, pero la respuesta de la aplanadora izquierdista en el congreso ha sido, por decir lo menos, oprobiosa. Hace 4 años las mujeres de todas las bancadas se pusieron de acuerdo para lanzar la ley dura. Los izquierdistas llamaron a cuarto intermedio. Cuando volvieron, las mujeres del Mas, partido mayoritario en el congreso, vetaron la ley. Ellas dijeron que los compañeros izquierdistas varones las habían reflexionado. “Puede ser nuestro hijo, nuestro esposo o nuestro hermano que caiga con esta ley, y además, qué pasa si alguna mala mujer lo acusa falsamente?” Así dijeron las mujeres masistas para vetar la ley.

Por eso hoy, cuando veo que el presidente manda a hacer una ley dura contra la violencia “urgente” y hace que el congreso en pleno trabaje para entregar una ley dura contra la violencia a la mujer, me pregunto cuánto de cierto tiene esta intervención. En un principio, otra vez todas las mujeres se pusieron de acuerdo durante la semana de plazo que dio el presidente. Pero para el viernes, ya habían voces que pedían que esta ley no sea “feminista” y que no vaya en contra del hombre.

Así las cosas, hoy lunes la ley ya ha sufrido “rebajitas” ya que los compañeros de izquierda no están dispuestos a promocionar una ley dura contra la violencia, e incluso están cuestionando la existencia del feminicidio, que según ellos sería simplemente “violencia contra cualquier persona”, es decir, que nuevamente la ley no va a contemplar la terrible realidad de la violencia contra la mujer, solo porque sea mujer.

Es una pena ver la sumisión de las mujeres izquierdistas en general, y con pocas honrosas excepciones, que se prestan para quebrar el movimiento femenino. No tienen aun el concepto de “espíritu de cuerpo” que necesitamos todas las mujeres Bolivianas para trabajar a nuestro favor. Ya aprenderán pero… ¿Acaso es mucho pedirles que se den cuenta de que antes que de un partido, o de si somos izquierdistas o no, incluso antes de que seamos buenas o malas, somos MUJERES? ¿Acaso el ser de izquierda o de derecha las hace menos mujeres?. No creo.

Las mujeres tenemos el deber de mantener el Espíritu de Cuerpo. Y esto vale para las mujeres de todo el mundo. Y como dice Madelaine Allbright, “Hay un lugar muy especial en el infierno para las mujeres que NO ayudan a otras mujeres”. Mujeres izquierdistas, las estamos mirando!

Anuncios

El Trabajo Para La Mujer Boliviana

DSCN3872 copyEn mi anterior artículo referido al trabajo, preguntaba cómo te sentías, si te explotaban, si trabajabas demasiado. Ahora te pregunto. Si eres mujer, ha sido fácil conseguir trabajo? Si eres hombre, qué requisitos ponen para contratar mujeres que hacen lo mismo que tu, antes de recibirla como te recibieron a ti?

En mi experiencia de trabajo en Bolivia, nunca he recibido una entrevista a simple envío de mi Curriculum. Mucho menos he sido aceptada a sola presentación de curriculum. Sin embargo, en otras partes del mundo, solo al enviar mi curriculum me han aceptado directamente para trabajar. Será porque en otros lugares tiene menos que ver cuántos años tienes, o lo bonita que eres? Será que valoran otros temas como la preparación adecuada para el puesto? O será simplemente que HAY trabajos y no importa si eres hombre o mujer, te recibirán igual?.

Voy a contar aquí una historia que es ilustrativa de lo que las mujeres pasamos para encontrar trabajos en Bolivia. En Tarija, había un puesto para dictar cátedra en la universidad Juan Misael Saracho en bioquímica. Se presentó una joven con maestría y doctorado en química, que estaba de paso por la ciudad y había decidido que si encontraba trabajo se quedaría. Estaba eligiendo entre trabajar en la U o aceptar una posición en Harvard como líder de un proyecto investigativo. La entrevistaron y le dijeron que lo sentían pero que NO estaba calificada… Ella tomó sus cosas y se fue, no sin antes denunciar el hecho en las radios locales, ya que escogieron a alguien que no tenía más que un diplomado, por encima de ella y su doctorado.

Para mujeres con menos preparación, tampoco es fácil. Pueden encontrar trabajos muy mal pagados, pero que exigen, por ejemplo, la presentación de garantes personales, o tener una edad mayor a 18 pero menor de 35 años, y que no estén en condición de novias porque no quieren que se pueda embarazar. Hay que tener suerte, y como decía una amiga: “nadie se bautiza sin padrino”, asì que algún padrino hay que buscar.En la foto, puedes ver mujeres trabajando en la calle durante un desfile. Otra forma de trabajo informal, demasiado aceptada en la sociedad boliviana, pero demasiado “normalizador” de la pobreza.

Por tanto, ¿qué debemos pensar las mujeres sobre los trabajos que nos ofrece Bolivia? Muchas han elegido irse del país. Tengo amigas en todo el mundo. Hay niñas en el colegio de mi hija que viven con una tía porque la mamá trabaja en el exterior. Y tú, que nos puedes contar acerca del trabajo para las mujeres en Bolivia?

A %d blogueros les gusta esto: