Abriendo Posibilidades

Concuerdo con que las respuestas han sido insuficientes, tanto en la izquierda como en la derecha, pero no se están acabando las respuestas ni nuestra generación es culpable de esto. Más bien fueron nuestros padres (no todos, por suerte), que a través de la liberación sexual nos conviriteron en la primera generación de hijos con padres en su mayoría divorciados, alcohólicos o drogadictos, y en general también poco cuidadores de su prole. En fin, la generación con menos probabilidad de éxito de la historia sin guerras. Somos la generación de la década perdida. No lo olviden. Pero nunca nos hemos quejado y hemos trabajado duro. Eso es lo bueno de nosotros. Aunque muchos, lastimosamente, hayamos resultado atrapados en la vorágine de la ultra diversión que heredamos.

Sin embargo y a pesar de ir contra todo pronóstico, nuestra generación abrió oportunidades y las sigue abriendo de manera sostenida. Es nuestra generación la que consiguió abrir posibilidades infinitas de tecnología. Es la que abrió la posibilidad de no tener solo socialismo y capitalismo, ya que primero nos deshicimos del socialismo de la URSS y demás países detrás de la cortina de hierro, y luego nos deshicimos del implacable capitalismo, que hoy está cuestionado y que, hoy lo sabemos, tampoco habia tenido todas las respuestas.

Entonces, una vez más, le toca a nuestra generación abrir las posiblidades. Lo que pasa en el mundo con la primavera árabe, el invierno sudamericano del socialismo del siglo xxi, y el ocaso de todas las acciones violentas que intentan, por todos los medios, imponer los políticos decadentes del mundo (que son demasiados), es que la izquierda y la derecha han dejado detrás de ellas un oprobio demasiado grande y el mundo está listo para ver nacer una nueva posibilidad: Los Gobiernos Responsables.

Si. Son un nuevo tipo de gobierno, que por cierto ya son estudiados y amplificados mundialmente desde una base en México, que utilizan plataformas públicas diferentes para ponerse de acuerdo con sus pueblos. Si. La conversación ha cambiado en el mundo.

Ya no se habla tanto de cómo la izquierda debe radicalizarse, sino de cómo NO debe hacerlo. Ya no se habla tanto de cómo la derecha debe ocupar nuestros mercados sino de cómo NO debe hacerlo. Ya no se habla, en fin, de cómo las revoluciones deban ser sangrientas, sino de cómo NO deben serlo.

Esa es la labor de nuestra generación: Abrir las posibilidades para que, a través de Gobiernos Responsables, las familias en Bolivia, o en Sudán, o en Estados Unidos, puedan acceder a que sus hijos salgan del cruel círculo del vicio, la falta de trabajo, y la rienda suelta a los placeres humanos, a través de la autoregulación apoyada con fondos estatales, pero convertida en algo competitivo gracias a la inclusión de las iniciativas privadas que brindan apoyo de todas las formas necesarias para que los jóvenes consigan CUIDAR SUS VIDAS, y aprender a cuidar la vida en general, porque entienden que ese cuidado de todo lo que tiene vida es, en resumidas cuentas, más importante que cualquier dinero, o cualquier ideología.

Lograr que nuestros jóvenes puedan asumir responsablemente la nueva sociedad sin límites que tienen, y se impongan a sí mismos la noble tarea de cuidar la Vida en todas sus formas, es lo que nos tiene indignados, pero también, es lo que va a acabar con los violentos, aquellos que han gobernado ya por demasiado tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: