Gastos Ordinarios de Evo

Los gastos ordinarios de una persona incluyen comida, transporte, y ropa en algunas oportunidades. Un ciudadano pobre, que gana el sueldo mínimo, Bs.1500 (US$ 214 aproximadamente) al mes, no puede darse muchos lujos en un país en el que todas las proteínas cuestan al menos Bs. 35 (US$5) el kilo como mínimo. Tampoco puede pagar un auto propio y mucho menos una casa propia. Siempre estará en déficit.

En el caso de alguien de clase media, sin gastar mucho, necesita al menos Bs.40 por día para sus gastos personales, y unos Bs. 1000 extras para ropa. Además, un alquiler decente está arriba de los Bs. 3000. Por tanto, en gastos, sin ahorro, un boliviano de clase media podría gastar Bs. 5500 (US$ 785 aprox.) fácilmente. Difícil situación.

En el caso del presidente candidato, sus gastos personales, pagados por el Estado Boliviano, incluyen su transporte diario en avión de lujo a al menos 2 lugares por día, ya que está en campaña. Su piloto francés, cobra bien. La gente que viaja con él, también come, duerme y se viste con lo que le pagamos al presidente como viáticos diarios. Su ropa de diseñador, cuesta Bs.35.000 (US$5.000) cada traje.

Calculando a grosso modo, un día de viajes, comidas y alojamiento, nos cuesta al menos Bs.21.000 que son aproximadamente US$3.000 diarios. Pero no es todo, porque el presidente candidato, a través del Ministerio de Comunicación, se da algunos pequeños lujos. Por ejemplo, sale en un spot en todas las televisoras, mañana, tarde y noche, para mostrar un video del candidato opositor, y en eso gasta Bs. 7.000.000 (US$1 millón) en una semana.

Es decir que el presidente gasta normalmente, en un día, lo que gastamos en un mes, al menos cuatro ciudadanos de clase media. Aparte, gasta un millón de dólares por semana en un spot.

Las redes sociales, no solo han visto este gasto como dispendioso, sino que han sacado memes en los que se ve al presidente “debatiendo con el televisor”, pues este gasto se origina en la tozudez del Sr. Morales para no debatir frente a frente con el opositor Samuel Doria Medina. Es decir, todo ese gasto se debe a que Morales es incapaz de sentarse en una mesa con Doria Medina, para decirle lo que le dijo al televisor.

Es un caso insólito, sui generis, de autocomplacencia. Como mínimo, en una sociedad organizada, donde los poderes del estado fueran independientes, este tipo de comportamiento sería penado por ley. Pero en la Bolivia que Evo Morales ha creado, no hay una sola institución que le reclame estos gastos, y mucho menos un Tribunal Supremo Electoral que lo obligue a debatir frente a frente con su opositor, y no con un televisor, para ahorrarnos un millón de dólares.

Abajo, el meme que ha circulado más por las redes sociales.

10509774_686500354732172_3913106880821149955_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: