Quien Paga Sueldo, Exige Resultados

Estimado ciudadano, yo le pregunto: ¿Qué le podemos exigir al vicepresidente, o al presidente? Todo. Nosotros pagamos sus sueldos, y somos los que con nuestro trabajo, construimos la patria, por tanto, somos sus jefes.

 

Usted y yo, tenemos el poder de exigir que cumplan con su trabajo. Pero primero tenemos que definir cual es el trabajo de estos dos niveles estatales. De acuerdo a la Constitución Política del Estado, artículo 172, el presidente debe:

 

1.Mantener la unidad del Estado. 2. Cumplir y hacer cumplir las leyes. 3. Proponer y dirigir las políticas de gobierno y de estado. 4. Dirigir la administración pública y coordinar las acciones de los ministros. 5. Dirigir la política internacional, suscribir tratados internacionales, etc. 6. Solicitar convocatoria a sesión extraordinaria de la Asamblea Nacional. 7. Promulgar leyes sancionadas por la Asamblea Nacional. 8. Dictar Decretos Supremos y Resoluciones. 9. Administrar rentas estatales y decretar su inversión por medio del ministerio del ramo. 10. Presentar el plan de desarrollo económico y social a la AN 11. Presentar el proyecto de ley de presupuesto del estado dentro de las 30 sesiones iniciales. Presentar informe de gastos públicos. 12. Presentar informe anual sobre estado de la Adm Pública con memorias de ministerios. 13. Hacer cumplir las sentencias de los tribunales. 14. Decretar amnistía o indulto. 15. Nombrar Contralor, Presidente del BCB, y presidentes de instituciones estatales. 16. Preservar la seguridad y defensa del Estado. 17 y 18. Designar y destituir Comandantes del Ejército y la Policía. 19. Proponer ascensos en el Ejército y Policía. 20. Crear y habilitar puertos. 21. Designar representantes al Órgano Electoral.22. Designar ministros respetando equidad de género. 23. Designar Procurador del Estado. 24. Presentar proyectos de ley de urgencia económica. 25. Ejercer como Capitán General de las FFAA. 26. Declarar Estado de Excepción. 27. Ejercer como autoridad máxima del Servicio Boliviano de Reforma Agraria, y otorgar títulos ejecutoriales de distribución y redistribución de tierras. (Subrayado agregado)

 

El vicepresidente, según el art. 174, debe: 1. Asumir la presidencia en los casos establecidos por la CPE. 2. Coordinar relaciones entre AN, Órgano Ejecutivo, y Gobiernos Autónomos. 3. Participar en sesiones de Consejo de Ministros. 4. Coadyuvar al presidente en la dirección de la política general del Estado, y  5. Participar en diseño de Política Exterior y misiones diplomáticas.

 

El art. 173, que está entre estas dos atribuciones, se establece con meridiana claridad que: “El presidente podrá ausentarse de territorio boliviano en misión oficial, sin autorización de la AN HASTA un máximo de 10 días. (Mayúsculas agregadas).

 

Escribí todo esto con mucha candidez. Ya sabemos que la pareja que nos gobierna no cumple nada de la Constitución, a no ser que les convenga. Sin embargo, lo hice porque quiero preguntarle a usted ciudadano, si está de acuerdo con seguir pagando el sueldo de un presidente y un vicepresidente que han INCUMPLIDO SUS DEBERES.

 

En ninguna parte dice que el presidente debe jugar fútbol tres días a la semana, y mucho menos que esos diez días seguidos de viajes, deben tener lugar al menos una vez al mes. Aunque recuerdo que algunos meses, el presidente viajó 23 días al exterior, y nadie dijo nada.

 

Solo nosotros, los ciudadanos, hemos sentido la ausencia, y el incumplimiento de deberes de esta pareja presidencial. Nunca vimos un plan de gobierno hecho por el presidente y presentado a la Asamblea. Nunca vimos tampoco que alguien cuestionara que el presidente NO haya hecho informe personal sobre gastos públicos, ya que solo ha presentado memorias ministeriales, que también están dentro de sus tareas, pero NO lo eximen de presentar el informe de gastos. Tampoco ha nombrado Contralor mas que de manera interina, durante ocho años!

 

Lo peor es que el Palacio Vacío, digo, el Palacio Quemado, NO lo extraña. NO lo necesita al señor Presidente. Todos hacen lo que quieren. Nadie controla ni cuestiona a ningún ministro. Mucho menos el vicepresidente, que es quien incita al descontrol por conveniencia mutua.

 

Por eso vamos a marchar en sábado 18 de junio de 2016, todos los colectivos ciudadanos autoconvocados. Porque nosotros estamos indefensos. Nosotros, que les pagamos el sueldo, NO tenemos nada mas que promesas falsas, falsos títulos, y falsos hijos. Asi, así, ya NO podemos seguir pagando sus sueldos. ¿O que dice usted Ciudadano?.

Poema de Luz II

13315803_10209502620543922_588851238838638610_n

 

Olas de frío recorren mi cuerpo

Viento que trae mi desventura en tu karma

Lluvia que moja convertida en lágrimas

Agua que moja mi cuerpo desde el Neptuno

 

Nada tengo que perder

Mucho no hay para ganar

Intento hacer que me veas

Pero me apago cada vez mas

 

Un frío 27 de mayo me pusiste entre rejas

Con mi niño de la calle a la prisión

Que festejo tan humillante

Me diste hoy

Sin verme pasas por mi lado

Sin sentirme me condenas

Tu eres el culpable de toda mi pena

 

Soy madre y NO festejo

Soy solo alguien que carga su discapacidad

Como quien carga su cruz con cadenas

Con espinas, con clavos, con dolor

No te extrañes si yo muero

Seguiré siendo invisible y pobre

Llena de necesidades, vacía de tu compasión

 

Pero mientras gano mi lugar en el cielo

A punta de sufrimiento

Tu ganas tu infierno a mano

Yendo en avión de primera

Bebiendo y disfrutando mi dolor

 

Nunca he sido importante para ti Evo.

Mi pequeñez es tu gran karma,

Tu pérdida, tu Waterloo

Soy Fátima, y desde este 27 de mayo

Soy, con tu madre, tu perdición,

Tu caída, tu gravísimo crimen,

Tu última y mas grave equivocación.

 

Por:  Jacqueline Patiño

Mayo 29, 2016

Oda Al Dedo

Como aquel que apunta el sol, pero solo mira el dedo, Juan Ramón Quintana, Álvaro García Linera, y toda la caterva de mazistas que tienen algo de poder, han escondido al sol, y nos hablan del dedo.

 

Sus terribles coces, se igualan a las de monstruos marinos atrapados en el fondo del mar. Dan golpes sin cesar, pero no se liberan de la oscuridad, del lodo, de la presión marina que los mantiene atrapados.

 

Es el mar de odio que forman cada día saliendo a los medios a decir de todo, blandiendo su dedo igual que Evo. Es una oda al dedo acusador, al dedo inquisidor, y al dedo monárquico que decide quien vive y quien no.

 

Estamos hartos de ver a Evo moviendo su dedito para que solo veamos SU verdad. Hartazgo total de los dedos al viento como colgantes pedazos de carne que indican hacia donde ver, y en donde encontrar la pus que salta donde aprietes, pero que mantiene a estos hombres en el efímero poder, al señalarnos a todos con su pequeño dedo índice, rechoncho y calculador.

 

Cuando mi amiga me dijo que ellos apuntan al sol pero solo miran el dedo, pensé en hacerle esta pequeña oda:

 

Oh dedo maligno

Oh dedo acusador

A ti te deben su poder

Los que roban a montón,

Quienes nos vuelven ciegos

Son Violentos del peor ser

Son Robapatrias en el poder!

Se postran ante ti,

Oh dedo del “divino” de barro,

Solo aquellos de poco valer!

¿Tenemos  Un País?

En un sentido amplio, el término Estado Fallido, se usa para describir un Estado que se ha hecho ineficaz, teniendo sólo un control nominal sobre su territorio, en el sentido de tener grupos armados desafiando directamente la autoridad del Estado, no poder hacer cumplir sus leyes debido a las altas tasas de criminalidad, a la corrupción extrema, a un extenso mercado informal, a una burocracia impenetrable, a la ineficacia judicial, y a la interferencia militar en la política. (http://es.wikipedia.org/wiki/Estado_fallido).

 

De acuerdo a esta definición, Bolivia está a punto de convertirse, por completo, en un Estado Fallido. El gobierno de Álvaro García Linera y Evo Morales ha demostrado que no tiene control sobre el territorio. Han entrado autos de contrabando y hoy existe una Asociación de Propietarios de Autos de Contrabando, o autos chutos, como se los llama localmente. Estos ciudadanos han desafiado al Estado Nacional. Han amenazado con linchar a policías que entren a quitarles sus autos de contrabando. Lo mismo pasa con los territorios cocaleros, y los territorios mineros de cooperativistas. Todos estos sectores sociales, son afines al Movimiento al Socialismo, partido político en función de gobierno, y son ellos los que no permiten que la fuerza pública entre en sus territorios, ni para controlarlos, ni para que los candidatos opositores vayan a difundir sus propuestas en estos territorios.

 http://www.la-razon.com/index.php?_url=/economia/Propietarios-amenazan-policias-incauten-motorizados_0_2102789767.html

 

Entonces, el primer rasgo de un Estado Fallido, un control nominal del territorio, lo ha engendrado y socapado el MAS, al permitir que sus correligionarios tomen territorios que se han vuelto inexpugnables, y que Álvaro García Linera y Evo Morales, convertidos en candidatos por decisión parcializada y coaccionada de un Tribunal Supremo de Justicia elegido por ellos mismos, lo han hecho con la intención clara de ganar allá con 98%, como lo hicieron antes en las elecciones de 2009.

 

http://eju.tv/2013/05/ley-mas-abre-paso-a-la-re-reeleccin-de-evo-impone-simple-mayora-y-oposicin-protesta/

 

Los territorios aislados masistas, están armados. Tienen gente entrenada que está allá para defender su territorio ganado. Ya no hay estado que nos proteja de las bandas masistas dueñas de esos territorios.

 

http://www.mirabolivia.com/foro_total.php?id_foro_ini=68549

 

Las altas tasas de criminalidad, son el segundo rasgo de un Estado Fallido. Hoy, en plena lucha electoral, la criminalidad está más campante que nunca. La corrupción extrema está en su punto más alto, pues se ha develado un audio en el que Evo Morales admite cómo ha hecho campaña gastando 60 millones de dólares en una cumbre G77, y diciendo cómo el pueblo es “como una mujer, que cuando su marido le pega, lo quiere más, igual a nosotros, cuanto más les pegamos, más van a votar por nosotros”,  Es decir, que la extrema corrupción es la firma de todos los actos gubernamentales.

 

http://www.erbol.com.bo/noticia/politica/26082014/en_un_audio_evo_dice_que_el_g77_fue_la_mejor_campana

 

http://www.mirabolivia.com/foro_total.php?id_foro_ini=68549

 

El extenso mercado informal, ha sido cínicamente convertido en algo “normal” por Luis Arce, Ministro de Economía, al cambiar la forma en que se evalúa el desempleo en Bolivia. Hoy, te preguntan ¿Trabajó hoy?, y si la respuesta es sí, no importa si su trabajo es el más informal del mundo, el Instituto Nacional de Estadística lo considera como “empleado”. Es decir, hemos reducido a la mínima expresión nuestra capacidad de dar información valorable y exacta a la ciudadanía. Hoy, nada es lo que parece porque toda la información estadística es manipulada, así como pasa en Cuba, país modelo al que nos acercamos más cada día.

 

http://eldia.com.bo/index.php?cat=357&pla=3&id_articulo=138697

http://www.la-razon.com/mundo/trabajadores-America-Latina-informales_0_1798620169.html

 

 

La burocracia impenetrable, ha crecido un 200%. Hoy, el 80% de los trabajos son estatales, y la burocracia en estos trabajos ha impuesto un sui generis modo de conseguir un empleo: Hoy, hay que pagar al estado el diez por ciento del sueldo, solo para entrar a trabajar por tres meses y luego entregar el puesto a alguien más. Es dramático.

 

http://eldia.com.bo/index.php?c=&articulo=Bolivia-sigue-anclado-en-el-extractivismo&cat=357&pla=3&id_articulo=142472

 

Ineficacia de la justicia. Este es el punto más álgido de nuestro estado fallido. Hoy, tenemos miles de exiliados, y se persigue judicialmente a todo opositor, pero no se hace justicia a quien sufre daño por un oficialista. El deterioro progresivo y fatal de nuestra justicia, es el principal rasgo de la dictadura constitucional que nos agobia. Ninguna ley se cumple. El ciudadano ha quedado indefenso ante semejante poder.

 

http://www.noticiasfides.com/g/opinion/hernan-maldonado/bolivia-la-injusticia-de-la-justicia-3268/

http://www.paginasiete.bo/nacional/2014/3/20/justicia-boliviana-profundizo-crisis-segun-informe-16723.html

 

Por último, la interferencia militar en la política está clara. Evo Morales ha aumentado el presupuesto al Ministerio de Gobierno, la Policía, y los Militares hasta llegar a un 50% del total del gasto nacional. No estamos en guerra, pero los soldados del ejército del MAS, son privilegiados. ¿Será que se han armado para acallar a su propio pueblo?

 

http://eju.tv/2011/01/presupuesto-de-defensa-crece-123-en-bolivia/

 

Hay una sola luz en este sombrío panorama: Las elecciones del 12 de octubre de 2014. Estas elecciones son el único tronco de salvación que tiene una sociedad orillada a su desaparición por los ricos oligarcas socialistas que la desgobiernan.

 

Pero la propaganda nos dice que hoy se construye patria, y que estamos mejor que nunca. Un estado fallido con dinero, puede pagar estos niveles de corrupción. Cuando se acabe el gas, en 3 años, ya no podrán mantener semejante nivel de gasto. Pero si Evo Morales gana las elecciones, con el fraude que ya tiene montado, no habrá salvación posible. Es decir, la propaganda es como la droga, como la cocaína que fabrican con la coca del Chapare: Te hace alucinar, y cuando crees que eres feliz, te mata.

 

Hoy, Bolivia está en vías de convertirse en un Estado Fallido por completo. La gente sabe lo que está pasando. Pero la decisión es difícil. Los maletines llenos de plata están a la orden del día, y el libre pensamiento ha sido prohibido por completo.

 

Entonces, así las cosas, nos enfrentamos al peor monstruo de la historia: El MAL. Se ha sacado toda norma ética en la campaña electoral, y peor aún, en el gobierno de Alvaro García Linera y Evo Morales, no existe la palabra honestidad, ética, o democracia.

 

Los únicos que pueden ayudarnos a salir del Estado Fallido, somos nosotros mismos. Ver a Evo cada diez segundos en la televisión, te convence de que no hay otra alternativa, y de que no existe un candidato que le pueda hacer frente. Pero si miramos dentro de nosotros, encontraremos que hasta hoy, hemos permitido que a los Buenos Bolivianos, se nos destierre en el seno mismo de nuestra patria, como dijo un patriota hace muchos años.

 

Este destierro de lo bueno, tiene una última oportunidad: Empodérate. Comienza tu labor de buscar lo mejor dentro de ti mismo. Te han lavado el cerebro con tanta propaganda. Pero tu corazón siente mucho por la gente que ves comer de la basura en las calles. Ellos, están peor que hace nueve años. Tú mismo no has recibido 20 veces más sueldo que antes, pero el gobierno si. El gobierno gasta 20 veces más, y tú pagas 20 veces más por todo.

 

Entonces, dentro de ti, sabes qué tienes que hacer. Nadie puede manipular la verdad por tanto tiempo. Nadie te puede hacer hacer lo que tú sabes que está mal. Votar por el mejor de la oposición, es nuestra alternativa. La única posición frente a semejante dictadura. Es inminente el matonaje, el canibalismo a que nos vamos a enfrentar en esta últimas semanas de poder masista. No te asustes. Solo habla con tus amigos y tus familiares para que no se asusten tampoco. Así, con claridad, con calma, y con firmeza, vamos a votar para salvarnos del Estado Fallido. Y si fallamos, no somos víctimas, sino que seremos cómplices del exterminio de Bolivia.

 

Es hora de decir: Si, tenemos un país, y vamos a defenderlo, entre todos, votando unificadamente por la Oposición.

Nuestra Vida

Parece que estamos viviendo una película. No se si es de terror, o es cómica. Porque todo depende del ángulo en que lo veas. Desde el ángulo de la oposición, es una película de terror porque de pronto se ha desatado una batalla irrefrenable de insultos en todas partes, que vienen directamente sobre el que mejor opositor en las encuestas. Y a los otros tres opositores tampoco los deja tranquilos. Los llena de trampas y los destroza mediáticamente, todo lo que puede.

Visto desde el lado del gobierno, es una película cómica porque utiliza todos los medios que posee para ofrecer el cielo y las estrellas, y se ríe de la pobre avaricia de la gente que va detrás de promesas vacías como pez detrás de una carnada para ser pescado y almorzado en cualquier momento. Se nota una superioridad tal de publicidad y propaganda, que todo funcionario del gobierno se ríe a carcajadas del pobre pueblo al que están cebando.

Fuera de la película, tenemos que preguntarnos cómo estamos realmente. Cómo sentimos los principales aspectos del “vivir bien”, que nos han impuesto en estos nueve años. Solo si le damos una mirada sincera a nuestra propia situación, lograremos zafarnos de esta suerte de enajenación mental que produce escuchar el zumbido azul que nos rodea en todos los medios. Vamos entonces a ver nuestra real situación en la economía, la salud, la educación, el transporte, la industria, y el ahorro.

La economía, dicen que está muy bien. Pero cuando hablo con mi vecina, ella me cuenta que en su familia, han tenido que ofrecer en venta su casa para poner un pequeño negocio y sobrevivir, porque no encuentran trabajo formal. Uno de los hijos ha ido a trabajar al Chapare, pero tiene miedo de lo que le pueda pasar, y otro hijo ha dejado de estudiar porque no pueden pagar el costo de sus estudios. Las otras dos hijas están en la escuela todavía, y una de ellas está embarazada a los 16 años.

Su marido, hace dos años que no trabaja bien. Es contador. Los muchachos sentados al frente de la oficina de impuestos, cobran monedas y son mucha competencia. Ya no alcanza el dinero. La señora, ha sido despedida de Ecobol, empresa estatal que está en problemas desde hace tres años.

En cuanto a la salud, gracias a Dios no se enferman, porque ya no es como antes. Hoy, tienen que hacer cola desde las tres de la mañana para conseguir ficha. Y no hay Pro Salud como antes. Tampoco hay especialistas en todos los hospitales. Una consulta privada cuesta más del doble de lo que costaba antes, pero como no hay sueldo, mejor se mantienen sin enfermarse. Cuando se resfrían, van a la farmacia y preguntan al bioquímico de turno qué pueden tomar, para evitar ir al médico. Y eso tampoco es barato. Un jarabe mas unas pastillas y un antitusivo, sale cerca a Bs. 200, que para alguien que no trabaja, es mucho.

Como la industria nacional ya casi no existe, toda la ropa que compran es china. Plástico puro. Y para colmo, cara. Así que mucho de lo que compran es usado. Ropa bonita y estrenada. No alcanza para más. Los alimentos llegan casi todos del exterior. No hay ya esa fruta que antes traían de Los Yungas. Luego está el transporte. Todo un dolor de cabeza. Demasiados autos en las estrechas calles. Puro minibús. Pero mi vecina camina lo más que puede porque no puede pagar minibús para ir a todas partes. El pasaje es caro. ¿Y el ahorro? No hay. Como no pagan nada en el banco, ha ido al Banco Central a comprar unos bonos, pero son para gente que tiene harta plata. Tal vez al vender su casa pueda ahorrar en esos bonos.

Así las cosas, a mi vecina no le interesan las elecciones. Está muy ocupada tratando de sobrevivir. Vive peor que hace nueve años, pero la propaganda dice que hoy se vive bien. A ella no le parece. Hace cuatro años le robaron todo lo que tenía en su casa y hasta hoy, no ha podido recuperarse. No tiene tiempo de pensar, solo de actuar. Cada día es una penuria porque la casa no se vende rápido. Teme venderla barata y luego no poder encontrar un anticrético o un alquiler. El crédito que le han ofrecido a su comprador, hace siete meses que no se desembolsa. Le han dicho que es porque al banco, no le conviene prestar para vivienda.

Entonces, mi vecina escucha la propaganda y se desorienta. Porque no puede pedirle gas domiciliario a un enorme anuncio que le dice que todos los bolivianos somos felices porque tenemos gas 365 días del año. Pero ella sigue con su garrafa. Hay el ducto, pero no hay gas en el. Y así. Son muchas cosas que ella no tiene, pero que la propaganda dice que tiene.

La desolación. La desesperación diaria, no le permiten darse el lujo de creer en el famoso vivir bien. Me confiesa, con un suspiro de tristeza, que está indefensa. Que nada le va bien. Que no sabe cómo enfrentar cada día. Que espera que esto cambie. Pero no tiene fuerzas para luchar. Y solo Evo parece que tiene soluciones a sus problemas porque ofrece muchos millones que ella espera que le lleguen de alguna manera.

Después de escucharla, se me ocurre que su vida es una pesadilla, pero no se lo digo. No quiero preocuparla más. No quiero que su clásico síndrome de indefensión, provocado por un entorno demasiado agresivo, en el que le han quitado todo derecho a una respuesta positiva del padre gobierno, un sistema represivo que ella se da cuenta de que no puede vencer y un infierno de bloqueos y marchas diarias que convierten su vida en una eterna agonía. Todo esto la ha vuelto indefensa. Piensa que si no vota por el que provoca su indefensión, ni siquiera la promesa de algo mejor podrá tener.

En este mundo frío y sombrío, lo que se me ocurre es recordarle que está viva. Recordarle que ese es el mayor regalo, la mayor inversión, y la máxima fortuna que tiene, y no puede entregarse a la desesperación, solo porque alguien no hizo bien su trabajo estos nueve años.

Entonces la veo alzar su mirada hacia mí, y titubeante, me pregunta: ¿Usted cree que el gobierno salga de verdad, si ya tiene listo el fraude y con tanta propaganda? Le contesto que el gobierno solo tiene el poder porque nos robó nuestros votos en dos ocasiones. Le aseguro que Somos Muchos. Somos Buenos. Somos Bolivianos. Y esta vez, nos vamos a unir para sacarlos, así como los hemos puesto antes.

Me mira asombrada. No pensaba que yo podía tener esperanza alguna para ella. Entonces le digo que el dinero que ha entrado en Bolivia, es tanto, que cada boliviano hubiera tenido un pequeño capital de arranque, solo con los intereses que hubiera podido generar ese dinero en un banco en el extranjero. Sin hacer nada más que eso, hubiéramos podido tener todos, un pequeño capital.

Me pregunta si creo que debemos cambiar de gobierno. Le contesto que no solo debemos, sino que lo haremos, porque su historia no es única, ni la peor. Y eso, es a pesar de haber tenido tantos recursos. Por eso tenemos, y debemos, cambiar de gobierno. Porque no podemos vivir de lo que dicen los grandes carteles, o la televisión. Tenemos que sentir que nuestras vidas están bien. Y ahora no lo están.

Ella sonríe. Ella dice que no entiende cómo no se había dado cuenta antes de que su situación es así por las condiciones que ha creado un gobierno irresponsable. Dice que ahora hay que votar todos juntos por la oposición. Me pregunta por quien votaré. Le digo que votaré por el que mejor esté en las encuestas. Que ese es Samuel. Y que si le parece bien, podemos votar entre todos por el, ya que nos ofrece un gobierno más sensible, más sensato, que nos dará oportunidades de trabajo reales, y que nos sacará de la pobreza en la realidad, no en los carteles.

Es que es un trabajo de todos esto de ponernos de acuerdo. Los otros candidatos, que no pudieron o no quisieron unirse antes, ojalá se puedan unir ahora. Para que no entorpezcan el trabajo del pueblo, que va a votar unificadamente por el mejor candidato opositor.

Para Matar un Libre

samp0c19b358270f1184.jpgLibre para pensar, libre para actuar, libre para decidir. Para ser libre no necesitas permiso. No hay un rol de exámenes, ni un libreto que debas conocer. Eso es lo bueno de la libertad. Es dulce y creativa.

Un dictador no cree en la libertad. Y la amenaza por todas partes, con todos los medios a su alcance. Te dice, por ejemplo, que él es el único líder que puedes tener. Mentira. Como masista, tienes que abrir los ojos ante la muerte de tu libertad. Mira a tu alrededor y verás gente que repite todas las consignas imaginadas por las febriles mentes de Alvaro y sus compinches intelectuales.

Nuestro dictador es sui generis. Ya era dictador en ciernes cuando solo era un jovencito lleno de ganas de llegar al poder. En ese entonces ya los cocaleros tenían que cumplir con él, o caso contrario atenerse a las consecuencias. Hoy no es menos. Le gusta que le halaguen, entonces si no van a las concentraciones, multas y grandes castigos.

Pero como hoy tiene TODO el poder comprado o acaparado, piensa que tú, que elegiste darle tu voto, o tú, que elegiste trabajar para el estado, también elegiste no pensar, y regalarle tu libertad. ¿De veras le regalaste tu libertad?

No lo creo. En realidad, cuando te ofrecieron bonos y regalos de poca monta, pensaste que era todo un hombre bondadoso. No te imaginaste que solo te acostumbraría a pedirle limosna para que cuando te de migajas, le sonrías y le agradezcas como si él lo hubiera hecho con su propio dinero, y no con el tuyo, que viene de tus impuestos.

Es que en verdad, te contaron que te darían una repartición igualitaria de bienes. Pero hoy tu líder tiene tres veces más patrimonio, y las familias de Evo y de Alvaro son dueñas de muchas compañías, mientras que tu sueldo no te alcanza para comprar la misma comida que comprabas, ya no hace ocho años, sino sin ir más lejos… el año pasado.

Es que Evo dijo que entre pobres, nadie tiene nada que perder, y por eso lo apoyan. Te das cuenta? Te va a mantener pobre para que no tengas nada que perder! Pero no sabe que tu libertad, en realidad nunca estuvo en venta. Tù tienes un don preciado, que el dictador no puede comprar, ni manipular: tu Libertad. Así, con L mayúscula.

Eres libre para callar, y seguir desmejorando tu vida, y eres libre para decidir que ya basta. No puede ser que mientras a ti te cuesta tanto apoyar al proceso de cambio, ellos se den viajes de placer y ganen tanto dinero, solo por sacarse fotos y mostrar sonrisas para la televisión.

¿Quien trabaja en el gobierno? ¿Quién gobierna realmente? Piensa si Evo tiene tiempo, entre viaje y viaje, de definir cosas como en qué se va a gastar el dinero. Yo creo que no. Creo que llega a casa tan cansado de los viajes y la comida fina, que si alguien no le pasa a la cama los documentos que debe firmar en el día, ni siquiera eso haría. ¿Y qué cosas firma? Adivinaste! Ni siquiera lee lo que firma, porque confía ciegamente en sus ministros y en Alvaro.

Ahora bien, si te usan para que grites, para que hagas vivas en las interminables concentraciones proselitistas que hace cada día, tú eres quien debe ganar mucha plata. Si no estás ahí, el dictador no dicta nada. Exige tu verdadero lugar. Pide que se te aumente el sueldo, y verás cómo se te tilda de “traidor”. No exagero. Haz la prueba, o si prefieres, mira a tu alrededor y ve cómo se ha degradado tu trabajo.

Hoy, te cobran un diezmo por mantenerte trabajando. Eso quiere decir que les pagas para que te den un pequeño y miserable sueldo. Como explicarte! Las empresas privadas no cobran por mantenerte trabajando. El estado esclavista si. Y encima te dan grandes fiestas que corrompen tu alma. Así, medio borracho toda la semana, es más fácil NO PENSAR…

Que bueno que tu libertad, no se compra ni se vende, porque ha llegado la hora de que levantes el vuelo. Respira. Tómalo con calma. Para matar a un libre, solo se necesita degradarlo. Pero tú no te degradas. Tú eres libre. Y dentro de ti mismo, está la llama de la acción que te despierta y te hace actuar. Calladito. Sin titubear. Tú sabes lo que merece, aquel que intentó robarte lo más valioso que tienes: TU LIBERTAD.

El Valor del Trabajo

Silvia es una mujer que trabaja. Ella vive en silla de ruedas y tiene un 50% de visión. pero con la luz de su espíritu y su voluntad de vivir da de comer a sus dos hijos junto a su esposo ciego. Sus parejita de niños tiene la luz en sus ojos y se han convertido en sus guías y lazarillos.

Su trabajo es digno, ella es cantante y toca el acordeón en las calles, recibiendo el pago de la gente que disfruta de su voz. Muchas veces la acompaña su esposo, que toca la guitarra y canta con ella. Otras veces sale con uno de sus niños, pues ya tienen 6 y 8 años y ya pueden estar en la calle sin perderse.

El valor de su trabajo no está debidamente compensado por la sociedad, y mucho menos por el estado, que le debe 6 veces más plata, pues el país ha recibido 6 veces más recursos que nunca en la historia. Y ahora la ley migaja que el gobierno con su rodillo parlamentario ha aprobado, le quita algunas posibilidades que antes tenía de inserción, la hace más frágil, y la encuadra a quedarse como está, sin posibilidad de mejorar. Les ofrecieron 3 mil Bs electoralmente, y les dieron sólo mil, aparte de la humillación de no ser recibidos en la Plaza Murillo, y de ser pateados por una policía muy bien armada y parapetada.

El valor del trabajo de ella es un claro reflejo de cómo se ha devaluado el valor de nuestro trabajo ante las circunstancias económicas que nos toca vivir. Ellos, los discapacitados, han abierto nuestros ojos hacia la necesidad de trabajos más dignos, que el gobierno socialista del masismo ha prometido, pero que ha alejado de nuestras vidas.

Tu trabajo y el mío tienen un valor que va más allá de las definiciones marxistas de creación de plusvalía. Es mentira que uno trabaja para hacerse rico, o para hacer rico a alguien más. La verdad es que uno trabaja para mantenerse vivo, pues la vida sin trabajo pierde valor rápidamente, y uno se convierte en un parásito que vive del trabajo de otros, desencadenando una serie de actos que van desde la coacción para conseguir comida, hasta el uso de la violencia de muerte para hacerlo.

Silvia está en el extremo de un trabajo valioso y digno, mientras que los ladrones cogoteros están en el otro extremo: ellos son parásitos que viven de poner una cuerda en el cuello de personas para quitarles lo que tengan, por poco que sea, y a cambio les quitan la vida. El gobierno socialista del Mas, incapaz de ver el valor del trabajo como creador y protector de la vida, ha disminuido el valor del trabajo de la gente Boliviana a nivel de parasitismo electoral.

Te explico. La realidad masista de creación de empleos estatales que duran tres meses, están mal pagados y pagan un diezmo para el partido, ha hecho que el valor del trabajo de cada persona Boliviana digna, ya no cuente. Ahora cuenta el apoyo electoral que le des al gobierno, y las prebendas las recibes solo por ese apoyo, no por tu esfuerzo. No por tu dedicación. No por tu buen trabajo. Solo vales si cuentas electoralmente y controladoramente para el gobierno.

Entonces, el trabajo cocalero vale mucho más que el trabajo de Silvia, porque ellos mantienen al gobierno en el poder. El trabajo de los contrabandistas tiene más valor que el tuyo porque ellos brindan una amplia base de trabajos fáciles para la gente que no tiene educación. Eso explica porqué estos dos sectores han sido tan privilegiados en estos siete años de gobierno masista.

El valor del trabajo de los cogoteros mantiene al gobierno en el poder porque permite que la gente permanezca amedrentada, ya no solo por la violencia callejera del gobierno, sino también por la violencia física directa que ejercen y que significan vivir en la indefensión más completa como sociedad.

El valor del trabajo de la policía en estos tiempos, ya no se mide por la pacificación de la comunidad Boliviana, sino por cuán capaz sea la policía de mantener al gobierno en el poder. Eso se ha visto claramente en la pateadura a los indígenas del TIPNIS y en la pateadura a los discapacitados.

Silvia querida, tu trabajo es valioso. El trabajo del gobierno y de la policía en cambio, no lo son. La muerte y la indefensión de los trabajadores Bolivianos de la prensa y otros Bolivianos dignos en manos de cogoteros, o en manos de gente violenta que responde a consignas masistas como en el caso de la Calancha, Caranavi, Pando, Yapacaní, Oruro, Potosí y Tarija son la patética realidad del trabajo del odio y la ideologización del trabajo.

Por tanto, la muerte y la indefensión del pueblo, son la insignia, el símbolo masista del poco valor que el gobierno le da al trabajo decente y digno que todas y todos en Bolivia queremos y exigimos tener. Nuestro trabajo decente es digno y muy valioso. Y la indecencia y falta de dignidad del trabajo masista, solo nos lleva a la muerte y la indefensión popular. Habernos dado cuenta de que el valor del trabajo ha cambiado en Bolivia, es el primer paso para exigir que nos devuelvan el valor de nuestro trabajo, por el momento secuestrado.

A %d blogueros les gusta esto: