Poema de Luz II

13315803_10209502620543922_588851238838638610_n

 

Olas de frío recorren mi cuerpo

Viento que trae mi desventura en tu karma

Lluvia que moja convertida en lágrimas

Agua que moja mi cuerpo desde el Neptuno

 

Nada tengo que perder

Mucho no hay para ganar

Intento hacer que me veas

Pero me apago cada vez mas

 

Un frío 27 de mayo me pusiste entre rejas

Con mi niño de la calle a la prisión

Que festejo tan humillante

Me diste hoy

Sin verme pasas por mi lado

Sin sentirme me condenas

Tu eres el culpable de toda mi pena

 

Soy madre y NO festejo

Soy solo alguien que carga su discapacidad

Como quien carga su cruz con cadenas

Con espinas, con clavos, con dolor

No te extrañes si yo muero

Seguiré siendo invisible y pobre

Llena de necesidades, vacía de tu compasión

 

Pero mientras gano mi lugar en el cielo

A punta de sufrimiento

Tu ganas tu infierno a mano

Yendo en avión de primera

Bebiendo y disfrutando mi dolor

 

Nunca he sido importante para ti Evo.

Mi pequeñez es tu gran karma,

Tu pérdida, tu Waterloo

Soy Fátima, y desde este 27 de mayo

Soy, con tu madre, tu perdición,

Tu caída, tu gravísimo crimen,

Tu última y mas grave equivocación.

 

Por:  Jacqueline Patiño

Mayo 29, 2016

Anuncios

Zabala es MAS

11280_1530169027213961_5128657499618090189_nZabala es MAS misógino, MAS odiador, MAS machista, que el mismo presidente. Aunque la competencia está dura, porque Evo se atrevió a pedir que se deje de usar condones para que haya más niños y tenga más votantes.

No sorprende que Zabala, que quiere “educar a las mujeres para que no se hagan violar” haya sido nombrado candidato a primer Senador por Cochabamba por Evo Morales, quien piensa que “las solteras lo culpan de sus embarazos porque Evo cumple” de acuerdo a sus propias palabras.

Lo que sorprende es que hay hombres que todavía no han aquilatado su propia capacidad de generar violencia contra el género femenino, solo porque pueden. Y entonces se leen comentarios como esos que dicen que “las mujeres no deben provocar a los varones si no quieren ser violadas”.

Desde que tengo memoria, hay niñas que no han vestido escotes ni minifaldas, y han sido violadas y matadas, igual que hay niñas que no estaban borrachas y han sido vejadas. No es la falda, no es la borrachera, no es la niña. Es el varón, y su intención de complacer sus deseos carnales, lo que lleva a violar a una niña o a una mujer.

¿Hasta cuando vamos, como sociedad, a seguir permitiendo que un partido político tenga en sus filas a violadores, a misóginos, a borrachos, y a delincuentes, y que los ponga en puestos clave como ser el de Primer Senador por Cochabamba?

Hasta que las mujeres tomemos decisiones todas juntas. Ayer, el presidente pidió que “se le disculpe a Ciro Zabala, porque no todos pensamos igual”, es decir, nos toma por idiotas a todas las mujeres pensando que ahí acaba el conflicto.

Hoy, la consigna es #ZabalaFueraDeLaLista, y si no lo sacan de la lista, entonces no tendrá ni un voto femenino, porque estamos cansadas de gente como esta en nuestro parlamento. No nos representa. No queremos a un hombre así dentro del poder legislativo.

Educar al machista, es sacarlo de las listas. Y si se sale con la suya, lo educamos al no votar MAS por él. Es que las mujeres somos más conscientes, más inteligentes, más sabias de lo que Zabala y su amigo, el ilegal candidato Evo, jamás podrán llegar a ser.

La Bacteria Asesina

Lo que le hacen a una, nos lo hacen a todas las mujeres. Hoy nos matan, nos trafican, nos violan, nos queman, nos embarazan jovencitas y nos quitan nuestros sueños. Bolivia se ha convertido en un lugar inseguro para las mujeres. Es más, somos el segundo país más violento contra la mujer en América Latina. Hemos ido para atrás, como el cangrejo.

Es que no soporto más la crueldad de las muertes. Si no hablamos nosotras, los hombres no lo harán. Así que hay que comenzar a decir clarito el nombre de la infección… y el nombre de la bacteria que la provoca. La infección es la violencia. Y como cualquier infección, mata si no se erradica pronto. Si Bolivia fuera un cuerpo humano, podemos decir que la infección en los brazos y en el cerebro, son graves. Por eso estamos en emergencia.

Porqué hacen esto? Esa cobardía de decir que “hay que luchar contra la violencia hacia la mujer”, soslayando la responsabilidad que tienen los hombres en esta violencia, es como decir que hay que curar la infección sin decir qué bacteria la causa.

Ya no puedo seguir callando. Son demasiadas muertes. Y hemos logrado que el gobierno se “solidarice” con nosotras poniendo una nueva ley contra la violencia a la mujer, que sin embargo y a pesar de nuestro cabildeo, en todos los estratos, sólo ha llegado a ser un himno a la bandera. Una ilusión. Una quimera infame.

¿Y el nombre de la bacteria? Si. Adivinaron. La bacteria se llama HOMBRE. El hombre provoca, con su violencia masculina, todas las muertes y violaciones de mujeres y niñas. Pero la justicia está en sus manos. Los medios, el dinero, las jefaturas, están en manos de hombres. Y no quieren ser descubiertos en su violenta desnudez. Así que se agrupan, se mimetizan, y se defienden entre ellos mientras más y más niñas y mujeres sufren por su causa.

Estos hombres, convertidos en bacterias que infectan a nuestro país con la enfermedad de la violencia, son nuestros padres, nuestros hijos, nuestros hermanos, tíos, primos, pero sobre todo, son seres que amamos. A pesar de que por cada 5 mujeres violentas, hay 95 hombres violentos, ellos no hablan sobre su violencia, sino sobre lo malas que somos que nosotras al reclamarles.

Basta. No podemos seguir callando esta verdad: La violencia es pobreza. Y no solo es pobreza económica, sino sobre todo, pobreza de alma. Tenemos que comenzar a hablar sobre la violencia masculina. Ya no hay eso de “violencia de género”, como si las únicas que tenemos género fuésemos las mujeres. Hay VIOLENCIA MASCULINA. Y tiene muchas formas. Solo hoy las noticias nos dicen que una mujer que no quiso sexo, fue quemada con alcohol. Una niña fue golpeada y quemada por su padre borracho. Una adolescente perdida fue encontrada muerta. Una viejita fue estrangulada por su propio nieto. Y así suman y siguen los casos todos los días.

Si hace ocho años había una mujer violada al mes, hoy hay 50. Así ha crecido la violencia masculina. Si hace ocho años había una muerta al mes, hoy hay 25. Y las muertes son cada vez más violentas. Atroces. Y se dice que la gente tiene 4 veces más plata que antes. Entonces ¿no es este un contrasentido?

El primer paso para curar una enfermedad es reconocer quién está enfermo. Nuestra sociedad varonil y machista está enferma con la bacteria asesina de la violencia, y no habrá ningún remedio y moriremos todos, si no comenzamos reconociendo que nuestros hombres, son demasiado violentos.

La bacteria de la violencia masculina no nos va a dejar vivir a las mujeres. Es más, ya nos están matando físicamente, y moralmente también, pues nos convierten en alcohólicas, drogadictas, y prostitutas desde cada vez más pequeñas. Hoy no solo nos exigen ser bonitas, y “dadivosas” sino también ser trabajadoras para mantenerlos.

Entonces, la violencia masculina tiene muchas formas. Todas crueles. Todas indecibles. Por eso, aunque los amamos mucho y los respetamos, tenemos que comenzar a decirles que los necesitamos sanos. Sáquense la bacteria de encima! Sabemos que nos aman. Muéstrennos ese amor con hechos, ya no con palabras. Cuidarnos entre todas, y comenzar a hablar de la violencia masculina, pueden evitar tu muerte mujer, o la de tu niña. No quedes en silencio. Vence el miedo. Forma grupos, exige que en los colegios y escuelas, se controle a los varones que venden o distribuyen droga y alcohol desde incluso los 11 años.

Denuncia dónde hay prostituidores varones que pagan por tener niñas jovencitas para calmar sus crueles deseos carnales. Denuncia en los medios, en las redes sociales, y en la policía. Y denuncia a los policías que no te hacen caso. Tenemos que parar la muerte. Recuerda, tu vida, querida mujer, es muy valiosa.

Poverty Versus Violence

The little girl grew up in the harsh high plateau of Bolivia, within mountains and cold winds year round.  Her mom died when she was eight, but neither before or after her death did she receive a tender, caressing touch of a loving familiar hand. She is now over thirty and the mother of a five year old boy, who she treats exactly the same way she was always treated.

 

When the boy was one year old, he had already been in the emergency room many times, especially for colds and diarrhea, and many times for falling, cutting himself, and swallowing objects. The bare truth is that the boy lived on the floor, and she didn´t care to teach him an hour to sleep, an hour to eat, or an hour to play. So, he ended up eating, sleeping and playing on the floor.

 

When he was two he was forced to shower himself. He had to learn the tough way that the water could be too hot or too cold, and his mom would leave him home alone… with the cell phone next to him, so that he could call her when awake. At three he was responsible for his own food. He learned how to make his own milk, and was forced to ask for food to the neighbors because there was none at home.

 

The boy is brilliant, though. In spite of the way his mother treats him (his father has no say in this, as she beats the man if he complains), he realizes that he must be educated. When someone offers to teach him something, he goes for it and learns quickly. He goes to pre-k and he is very clever. He is even learning how to read before everyone else.

 

This mother doesn´t realize she is being violent.  All the spanking, all the shouting, don´t impress her as being violent. Why? One wonders. But if you think about it, even though she is having people around who tell her what to do and how to do it, the harsh truth is that she won´t learn fast. It will take her time to realize that she really needs to review her ways.  This is because she has known no caring ways throughout her life. She has no model to follow. She does not think this behavior is violent. She thinks it is the right way to go with her son and her husband. She believes that if her husband, who only studied high school, cannot earn enough then she has the right to put him down.

 

The boy is now old enough to understand many things and he makes his father buy him Barney videos. His grandmother sends some books, and his great grandmother usually gives him food, that he eats quickly all by himself. His grandma told him he should not be on the floors sleeping and playing, so now he tries to stand up and run around without falling asleep on the floor.

 

What is wrong with this mother? I asked myself many times. Only this time I got to answer my question: She is ill. Ill with the illness of poverty, and violent with the violence of poverty. She has been struck by the reality of a life that is very, very hard to live. I don´t blame her for being violent, and I know she will learn little by little. Maybe her son will end up teaching her. 

 

She acts instinctively, and even though she now holds a university degree, her attitude towards how to raise a kid, or how to lead her life, has not changed yet. This shows that formal education plays a part in making us more capable, but there must be another kind of education that we are not addressing, which is responsible for changing our set of behavioral patterns. 

 

The definitions of poverty in many books may include the lack of money, the lack of other resources and many other components, but they don´t include violence.  This is because we tend to see violence as a result of poverty, but not as a component of poverty in itself. The case I just presented makes it clear that we need to change this way of thinking. We need to include violence as a component of poverty and we must include this wider view in non formal education.

 

What I can see as the most accessible way to non formal education for young women is television. Remember that humans are copycats. We tend to copy what we see in our environment and TV, radio, and all media are in our environment.  Soap operas and music that talk about how cool it is to rape, to shout, to take revenge, and to be violent in general, are teaching our girls and boys that being violent is alright.

 

These three paths are very important if we will end violence in the world:  1. To change the definition of poverty to include violence as one of its components, and not as a result of it; 2. To change our vision of the popular media, by not accepting songs and shows that make violent attitudes look like acceptable; and 3. To accept that poverty is a psychological illness that needs to be treated by professional behavior consultants not only individually, but  locally and globally.

 

Poverty and its violence make people ill, and this illness needs to be addressed by the whole world, as it creates monsters that don´t caress their children. These children later on are incapable of telling right from wrong, and don´t realize they are being violent. Let us not, in the name of modernity, become evil.

A %d blogueros les gusta esto: